SARAMORI
Debemos estar atento en nuestro comportamiento, descubrir y sorprendernoos cómo manejamos nuestras emociones, no dejar que estas nos dominen, saberlas usar en su momento preciso a fin de no hacernos daños, ni hacer daño a los demás.
No nos debe sorprender como lo comenta el Club de la Efectividad, que cuando nos cerramos a la dimensión emocional vivimos en un mundo de apariencias. La conciencia emocional es la llave para abrir nuestro corazón y vivir una vida feliz y plena. No podemos alcanzar satisfacción, a menos que reconozcamos nuestras emociones.
Podemos asimilas las definiciones y percepccciones de éxito y felicidad de otras personas, pero no encontramos nuestro verdadero y único camino. La conciencia emocional también nos facilita desarrollar actitudes más efectivas; positivas, creativas, influyentes, constructivas.
Se nosa agrega, que No sabemos ´como estamos porque no estamos acistumbrados a reconocer cómo nos sentimos.
No podemos reconocer las emociones que nos habitan -ni expresarlas- si no desarrollamos nuestra "conciencia emocional", es decir, la facultad de comprender qué sentimientos se hacen presentes en nosotros.
No desarrollamos la conciencia emocional porque nos enseñaron a esconder nuestras emociones
De niños, nos inculcaron ignorar, reprimir, negar y mentir acerca de nuestras emociones. Nos recomendaban sonreír cuando estábamos tristes ("No llores"; "Cambia esa cara"); pedir disculpas cuando no sentíamos genuino arrepentimiento; agradecer cuando no apreciábamos algo; dejar de quejarnos cuando sentíamos disconformidad ("No digas eso"); etc
El desconocimiento emocional da paso a la deshonestidad emocional que muy pronto culmina en Clausura emocional
Al no poder hablar de las emociones con naturalidad y apertura, comenzamos a cerrar nuestra experiencia emocional. Como resultado, nos desconectamos de nuestro interior, nos aislamos de los demás, nos frustramos, nos dañamos y nos auto-engañamos.Cuando nos cerramos a la dimensión emocional tal como se señaló vivimos en un mundo de apariencias.

El Club de la Efectividad nos indica, que Reconocer las emociones; identificarlas claramente; aceptarlas;
transitarlas; comunicarlas y transformarlas
... es poseer inteligencia emocional.

Definitivamente, nos corresponde a cada uno saber afrontar el potencial que nos lega nuestra inteligencia emocional y hacer que nuestras emociones nos proporcionen esa dicha que tanto anhelamos, que nos conlleve a estadios que nos haga felices, hacer felices a los demás, conquienes nos toca compartir, saber aprovechar la oportunidad que se nos da de vivir.